Burt's Bees
Qué sucede con el agua como recurso y qué puedes hacer para ayudar

Qué sucede con el agua como recurso y qué puedes hacer para ayudar

Tu ayuda es necesaria para combatir la contaminación. Aquí te informamos cómo puedes ser parte de la solución.

¡Agua por todas partes! Cada uno de nosotros se compone principalmente de agua (55% para mujeres adultas, 60% para hombres), no solo la bebemos todos los días, sino que nos rodea en a través de paisajes.

Lo que sucede en la superficie de nuestros lagos, ríos, mares y océanos, es una cosa, pero lo que ocurre dentro es una historia diferente. El agua se puede contaminar con todo tipo de sustancias y la mayoría de las aguas en todo el mundo están contaminadas en alguna medida. Te presentamos los principales infractores.

 

Los plásticos

¿No es una sorpresa, cierto? Es probable que hayas oído hablar de las muchas formas en que el plástico se infiltra en el agua, en especial en los océanos. Cuando el plástico (es decir, cosas como bolsas, botellas, tapas, sorbetes, fibras sintéticas de telas) termina en el océano, se rompe conforme avanza el tiempo. Eso no quiere decir que sea biodegradable, el plástico no lo es; solo significa que se divide en trozos de plástico más pequeños, comúnmente llamados microplásticos. De hecho, el comienzo de algunos plásticos son los microplásticos, como diminutas bolitas (llamadas “nurdles” o microperlas) que se utilizan para crear productos de plástico más grandes.

A medida que el plástico se rompe y se vuelve más y más pequeño, cada vez es más fácil que los animales marinos lo ingieran. Los nurdles o las microperlas se parecen a los huevos de peces en tamaño y forma, por lo que es muy probable que los ingieran, aunque los plásticos más grandes también son un blanco legítimo. Un estudio de la UNESCO reveló que una ballena murió de hambre después de ingerir 80 libras de plástico en lugar de comida: y es solo uno de los 100.000 mamíferos marinos que mueren a causa de restos de plástico cada año, con más de un millón de aves marinas que encuentran el mismo destino anualmente.

En 2016, el Foro Económico Mundial dio a conocer un informe con gran cantidad de estadísticas, que se compartió en un artículo del Washington Post: “Si continúa la producción de plásticos (y no los eliminamos de manera adecuada) a las tasas previstas, en 2050 el plástico superará a los peces en el océano”.

Podríamos seguramente continuar y continuar y continuar hablando de esto. El plástico en el océano y costas es un gran problema.

 

Los pesticidas

Los pesticidas, un término amplio para designar a cualquier compuesto diseñado para matar cosas, como insectos, hongos, roedores y plantas invasoras, se crearon con las mejores intenciones. Un tipo de pesticida muy exitoso llamado organoclorado (OC) ayudó a controlar la propagación de enfermedades letales como la malaria y el tifus. Sin embargo, se prohibió en la década de 1960, luego de que se descubriera que tenía la capacidad de “contaminar los tejidos de prácticamente todas las formas de vida sobre la tierra”.

Los pesticidas significan también mayores rendimientos en las granjas, puesto que desaparecen las plagas que se alimentan de los cultivos. En contraparte, los seres humanos experimentan por año aproximadamente un millón de instancias fatales y enfermedades crónicas debido a la intoxicación con pesticidas en todo el mundo.

Estos pesticidas, en todas sus formas, inevitablemente terminan en nuestras aguas. Un estudio de las principales cuencas fluviales de Estados Unidos mostró que más del 90 % de las muestras de agua y peces contenían uno o, con más frecuencia, varios tipos de pesticidas.

 

Las personas

No hablamos de nuestros cuerpos sino de nuestro estilo de vida. La contaminación del agua generada por la vida humana moderna es diversa y perjudicial, se vierte en océanos, ríos y arroyos. Toda nuestros combustibles y disolventes, sin mencionar los productos químicos sintéticos y los antibióticos, encuentran su camino a los desagües que confluyen en la red de agua más grande de nuestro entorno. Tendemos a desperdiciar el agua que aún no hemos contaminado a través de nuestras rutinas de cuidado personal, y es acá donde hay mucho espacio para la mejora diaria con respecto a concientización, conservación y protección del agua.

 

CINCO MANERAS EN QUE PUEDES AYUDAR

 

Comienza por ahorrar

No contaminar es importante, y del mismo modo es importante ahorrar el agua que todavía está limpia. Utilizar menos agua en tu rutina diaria es muy fácil: cerrar la canilla mientras te cepillas los dientes puede ahorrar hasta quince litros por minuto, y acortar las duchas a cinco minutos o menos puede ahorrar hasta 3785 litros por mes. Si tienes un lavavajillas, úsalo: las máquinas más nuevas son más eficientes y utilizan menos agua que el lavado manual.

 

Omite el shampoo

La parte de la ducha dedicada al shampoo-enjuague-acondicionador-enjuague utiliza aproximadamente 567 litros de agua por mes. Sin embargo, para la mayoría de nosotros no es necesario lavarnos el pelo todos los días, en especial con la gama de shampoo en seco que existen en el mercado. Trata de saltear un día (¡o dos o tres si puedes!) y observa cómo sientes tu pelo. Podrías incluso obtener una hermosa textura del pelo al día siguiente, ¡inténtalo!

 

Cuidado con el desagüe

Si se va por el desagüe de tu casa o de la calle, sigue su curso hasta el agua. Vierte las grasas líquidas y las que se usaron para cocinar en una lata para su eliminación o, mejor aún, en un recipiente de abono orgánico. No tires por el inodoro nada que no esté específicamente destinado para eso; esto vale doble para medicamentos y limpiadores. Casi todos los municipios tienen un centro de entrega donde se pueden eliminar estos residuos de manera segura. Mantén el aceite del motor, la pintura o los productos químicos lejos de los desagües pluviales.

 

Elimina los pesticidas

Seguramente no quieres pesticidas en el césped que cortas o en el que juegan tus hijos y mascotas, ni en el jardín que cuidas. Habla con tu vivero local para consultar si tienen recomendaciones de control de plagas naturales o haz alguna. Te recomendamos investigar sobre jardinería orgánica o pesticidas naturales.

 

Busca basura

Puede sonar raro esto, pero te contamos que una tormenta fácilmente empuja las botellas de plástico llenas de basura y restos de plástico sueltos a los desagües pluviales de tu vecindario. Puedes evitar esto si los levantas y los depositas en un contenedor de reciclaje. Recoger desechos plásticos que encuentras mientras, por ejemplo, paseas a tu perro o sales a trotar, puede marcar una diferencia real e inmediata.

 

¿QUIÉN ES UNA FUERZA PARA LA NATURALEZA?

 

Al igual que con tantas iniciativas ambientales, Patagonia da un ejemplo que puede abarcar a las industrias y tener un impacto global. Hicieron un documental para despertar consciencia con respecto a la eliminación de represas para restablecer el flujo natural del agua y la vida marina y se asociaron con el Laboratorio de plásticos de Ocean Wise para estudiar el impacto que tienen las microfibras de los textiles, el producto principal de Patagonia, en la vida marina. Incluso actualizaron la declaración de la misión de la empresa: en la actualidad, simplemente dice “Estamos en el negocio para salvar a nuestro planeta”.

Marcas como Adidas están en el proceso de adoptar un enfoque ascendente orientado a descubrir formas innovadoras de reutilizar el plástico oceánico. Se asociaron con Parley for the Oceans para utilizar el equivalente de once botellas de plástico desechadas para diseñar una nueva zapatilla deportiva, cuyo primer lote de venta se agotó de inmediato. Planean vender cinco millones de pares más este año.

United By Blue es una marca de vestimenta para el aire libre y una empresa con certificación B-Corp comprometida a eliminar una libra de desechos del océano por cada producto vendido. Organizan limpiezas en todo el país y sus empleados llevan a los voluntarios a los lugares donde se requiere, y hasta la fecha han recolectado más de 1,5 millones de libras de desechos.

Y después, estamos nosotros. En Burt’s Bees adoptamos un enfoque multifacético para la gestión y conservación del agua para ayudar a compensar la presión que nuestra empresa puede ejercer sobre el medioambiente.

En Estados Unidos, Burt’s Bees compró certificados de restauración del agua a la fundación Bonneville Environmental Foundation, que devolvieron millones de litros de agua, el equivalente a nuestro propio consumo, a cuencas hidrográficas como el río Colorado y la región de la cuenca del río Deschutes en medio de Oregon.

Vivimos de acuerdo con el mantra Reducir, reutilizar, reciclar. Nuestro envase está hecho con un alto porcentaje de material reciclado post consumo (Post-consumer-recycled, PCR), con un promedio de 52% de PCR en nuestros envases de plástico. Elegimos materiales de alta integridad para nuestro envase, como aluminio, acero, papel, vidrio y plásticos que son más fácilmente reciclables, lo que facilita el reciclaje por quienes utilizan nuestros productos. Y hemos eliminado el exceso de envases en cada paso, con una reducción de hasta un 50 % en algunos productos. Menos envases con alta capacidad de reciclaje significa menos residuos para los vertederos y menos posibilidades de que ese envase termine en un curso de agua.

No utilizamos microperlas de plástico en exfoliantes, ni filtros solares químicos en nuestros productos, porque se ha demostrado que contribuyen a la decoloración de los arrecifes de coral. Por lo tanto, cuando eliges nuestros productos en lugar de alternativas que contienen plásticos y filtros solares químicos, tienes que saber que con tu elección beneficias a tu piel y también al medioambiente.

Definitivamente la contaminación del agua es un gran problema, pero estamos realizando un esfuerzo generalizado para ayudar a detener este flujo hacia nuestras aguas y tú puedes ser parte de este esfuerzo. Comparte con nosotros qué haces para luchar contra la contaminación del agua. Somos @BurtsBees_panama en Instagram, menciónanos con la etiqueta #FuerzaDeLaNaturaleza y sigamos con el buen trabajo!